Mar 13 • 7M

Palabras 3.0

Reflexión al hilo del desarrollo de la app Smartists

 
1.0×
0:00
-7:21
Open in playerListen on);
Para autores, artistas y creadores de contenidos digitales que quieren recuperar el control de su obra en la red, y auto-gestionar sus derechos de autor en el Internet que viene. Miramos al futuro con esperanza porque un Internet mejor está en camino.
Episode details
Comments

[Read the English translation here]

Me preguntan qué es Blockchain, y qué se puede hacer con esta tecnología, y en efecto lo importante es para qué nos va a servir.

Sin embargo, además de servirnos, la tecnología blockchain abre una nueva etapa para quienes usamos la red, que ya somos casi todos los seres humanos. Lo digo en voz alta para que resulta más fácil entender que esta tecnología va a cambiar la forma en qué nos relacionamos. Al fin y al cabo Internet es nuestra herramienta principal de comunicación desde hace ya dos décadas. 

En este momento, es bueno y necesario tomar distancia y hacer una reflexión sobre nuestro uso de la red, ese Internet de algunos abrazamos en la mitad de nuestras vidas, y que otros adoptaron como parte de la vida pues han crecido con ella. Hemos cambiado nuestros hábitos, nuestra forma de quedar con los amigos, de hablar con la familia en la distancia, de reunirnos y de trabajar… y también hemos  cambiado nuestra forma de hablar. Hemos abrazado todas estas las novedades incorporando nuevas palabras sin darnos cuenta de su tremendo poder transformador. 

Como autora esto es algo que tengo muy presente cuando trabajo en la experiencia de usuario del software para artistas que estamos desarrollando. Te traigo un ejemplo para que veas a qué me refiero. Se trata de una reflexión al hilo del desarrollo de nuestra app Smartists, o mejor, dApp -decentralized application / aplicación descentralizada-. Porque las apps 3.0, las que se desarrollan en el Internet del Valor o web3, son apps diferentes.

Pues bien, al construir la dApp Smartists, para artistas que se auto-gestionen en la web3, tenemos que tomar decisiones para servir mejor a nuestros usuarios. Algunas decisiones, que parecen menores, tienen un profundo significado. Hace unos días tomamos una de estas decisiones…

Primero, un poco de contexto. 

Como somos un equipo muy pequeño, es fácil caer en nuestras propias asunciones, a pesar de que tratamos de apelar a la opinión de otros. En todo caso, todos nosotros tenemos algo en común, todos tenemos esta web 2.0 de las redes sociales como experiencia de base. Han sido 10 años con Apps, cuyos modelos de negocio estaban basados en la recolección de datos, la definición de perfiles de consumidor, y la manipulación de los mismos, dejando de lado todo derechos humanos fundamentales. 

En lugar de esto, Smartists ofrece su software como servicio y provee soluciones que respetan la Privacidad, la Propiedad Intelectual y la Libertad de Expresión. 

Estamos empezando nuestra primera fase de ‘testing’ tratando de mejorar la experiencia de usuario y la interfaz, y como comentaba, como autora percibo el poder de las palabras especialmente. 

Y así se me planteó el dilema. 

¿Tenemos que utilizar la palabra ‘Perfil’ (Profile) en Smartists?

De acuerdo con la definición del Diccionario de Cambridge “profile” significa “información sobre la vida de una persona, su trabajo, sus intereses, etc. en el sitio web de una red social” 

Así que ¿perfil? Es una palabra que define un paquete de datos -información- que puede ser muy útil comercialmente, pero que está muy lejos de definir una personalidad humana única. Todavía recuerdo aquella frase que escuché en un documental de la BBC “cuanto más te pareces a tu perfil, menos te pareces a tí mismo”. 

Y llegó el momento de reflexionar para tomar una decisión.

¿Y si en Smartists tratásemos de evitar esas palabras que han sido adoptadas, incluso estandarizadas en la anterior web2?

Los autores somos especialmente conscientes de la importancia de desarrollar y refinar una personalidad única. Los artistas no sólo desarrollan habilidades profesionales y entonces crean perfiles artísticos en la red. Los artistas conectan consigo mismos, observan, escuchan, y hacen de su vida una investigación sobre la naturaleza humana, para expresarse a sí mismos y su propia experiencia humana, con su voz individual y única. Cuando el mensaje de un artista lleva una experiencia humana esencial, se convierte en una obra de arte poderosa, que puede conectar con otros a través del tiempo y del espacio.

Cada artista es una potencia creativa humana que provee de fuerza y poder al progreso humano cuando se conecta con un grupo. 

Así llegamos a nuestra decisión. 

Cada artista deja una huella personal de experiencias humanas en este mundo, y necesita encontrar un espacio, una comunidad de compañeros de camino, de colegas, de clientes… Éste es el motivo que nos ha llevado a decidirnos a utilizar la palabra “miembro” en lugar de la palabra “perfil”.

De acuerdo con la definición del Diccionario de Cambridge “miembro” significa “una persona que se une a un grupo para tomar parte de una actividad determinada”.

Lo que acabo de contar no es más que un ejemplo. Otras palabras que van haciéndose fuertes como “misión”, que es lo que une a las comunidades. Y para los artistas es importante entender también que las audiencias del futuro van a ser “comunidades”, donde todos los miembros van a poder participar y no tanto paquetes de seguidores sin voz.  

Por eso, aprovecho para invitarte a nuestra pequeña comunidad de Smartists en Discord, y te dejo enlace en la transcripción.  

Más allá de aclarar el sentido de nuevas palabras como NFTs, Internet del Valor, web3, DAOs , espero que te haya interesado este episodio sobre el poder transformativo del lenguaje. Es un tema que seguro que retomaremos…

Georgina Mauriño

Autora participando en la construcción del Internet de los usuarios